lunes, 26 de enero de 2009

Historia de un lobo


Miró con ternura, al hombre con piel de lobo que se plantaba delante de ella. Las voces sin rostro que en su cabeza sonaban, hacían que estallara en un mar de lágrimas, voces sin dueño, aunque había alguien con ella. Debía incinerar esas palabras y pensamientos que no la dejaban pensar con lucidez.
Dios me guarde si descubriera que he entregado mi corazón a un hombre que se transforma en lobo, cuando cae la noche.
La suspicacia que me transmite, no ayuda para que lo olvide, por que sus gestos, sus andares, su mirada, es un suave y dulce bocado para el paladar, que anestesia mis sentidos, y nubla, mi razón.
Gigantes y enanos, son los sentimientos que emanan dentro de mi ser, quisiera estar mas cerca de él, pero debo poner un punto final, a este amor, si no, sé que caeré en pecado, pero quiero poner una coma, a esta versión, de un amor que sale de todos los esquemas.
No me importa, seré una pecadora pero dentro de mí habrá un amor tan sincero y eterno que perdurara para siempre, dentro de mi.

1 comentario:

Kira dijo...

Y yo que pensaba que eras más de vampiros... xDDD

Me gustó lo que escribiste ^^